fbpx

POLÍTICA
Daniel Arroyo: “Vemos un rebote de la economía, en las últimas tres semanas hubo más changas”

El ministro de Desarrollo Social se mostró optimista en relación a la recuperación económica de los próximos meses, aunque aclaró que no espera un crecimiento “a tasas chinas”.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró que ya comenzó a producirse un “rebote” de la economía y al respecto señaló que “en las últimas tres semanas hubo más changas y un poquito menos de gente en los comedores”.

Si bien el funcionario nacional aclaró que no espera “tasas chinas” de crecimiento, insistió en que la situación social se mantiene “crítica pero estable”.

“Hay dos momentos en que baja la cantidad de gente en los comedores: cuando hay más changas de construcción y textil, y cuando se carga la Tarjeta Alimentar. Lo que vemos en las últimas tres semanas es que hubo más changas y un poquito menos de gente en los comedores”, explicó en una entrevista con El Destape Radio.

En esa línea, Arroyo adelantó que el gobierno nacional apuesta a crear 300 mil empleos en los próximos meses y reconoció que le “gustaría” implementar algún tipo de ingreso universal pero que por el momento “no están dadas las condiciones fiscales”.

No obstante, informó que la Tarjeta Alimentar llega actualmente a 1,5 millones de familias y “este mes se incluirán otras 200 mil familias más”. Sobre este tema, Arroyo evaluó que el plan alcanzó un buen nivel de cobertura, pero advirtió que hay “problemas de calidad nutricional”, porque las familias están destinando un porcentaje menor de ese ingreso a la compra de leche, carne y verduras.

Por otro lado, dijo que actualmente se está pagando el tercer IFE pero evitó confirmar si se pagará la cuarta cuota: “Se están analizando distintas alternativas pero no hay nada definido”.

Consultado sobre las tomas de tierras, el ministro afirmó que “no ve” un intento de sectores de la oposición de generar un clima de desestabilización que perjudique al gobierno y reconoció que existe una problemática de vivienda que afecta a los 4 millones de argentinos que viven en barrios de emergencia sin agua ni otros servicios básicos. “No se puede fomentar la toma de tierras”, aclaró. [Infobae]