fbpx

CORONAVIRUS
Comenzaron a realizarse ensayos clínicos con suero equino hiperinmune en pacientes hospitalizados por Covid-19

Se trata de un avance científico argentino. Tiene la gran ventaja de que se puede producir a gran escala. Los especialistas aseguran que tiene una eficacia 50 veces mayor que el plasma de convalecientes.

Tras la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), el suero equino hiperinmune comenzó a utilizarse esta semana en ensayos clínicos en pacientes hospitalizados con Covid-19 en Buenos Aires.

Los especialistas aseguran que una de las grandes ventajas de este suero es que la eficacia es 50 veces mayor que la del plasma de convalecientes; y además, que se obtiene directamente de los animales.

Dado a que naturalmente el caballo es un gran generador de anticuerpos, con muy pocos de ellos se puede obtener mucho suero, por lo que puede ser producido a gran escala.

Según lo que la responsable de investigación clínica de Inmunova, Mariana Colonna, le informó al diario El País: “242 pacientes de la Covid-19 moderados y graves —sin necesidad de asistencia respiratoria ni ingresados en terapia intensiva— participarán del ensayo de forma voluntaria en casi una veintena de centros médicos de Buenos Aires y su extrarradio. Los enfermos recibirán dos dosis de suero hiperinmune: una en el momento del diagnóstico, y la otra 48 horas después, una vez se compruebe que no existe una reacción alérgica u otro efecto secundario indeseado. El ensayo clínico se prolongará durante 28 días”.

Los investigadores plantean que este suero “ayude a bajar la replicación viral”, por lo que se espera que se “detenga el empeoramiento del cuadro del paciente y evite su ingreso en terapia intensiva”.

El plazo para conocer los resultados de este tratamiento es de tres meses.
Cabe remarcar que estos sueros se producen desde hace mucho tiempo, y que se utilizan para la elaboración de medicamentos, atender emergencias médicas como el envenenamiento por mordedura de serpientes y alacranes, intoxicaciones por toxina tetánica, botulismo, exposición al virus de la rabia y enfermedades infecciosas como la influenza aviar. | Fuentes: Infobae y El País

Responder

Su dirección de correo no será difundida.