fbpx

[EDUCACIÓN] La humildad de los grandes, la grandeza de los humildes

EDUCACIÓN

El valor de la humildad es, muchas veces, un protagonista ausente. Esto resulta llamativo en los ámbitos educativos, ya que para aprender es necesario asumir una actitud humilde; reconocer la propia ignorancia, ese “no saber” que nos lleva a la curiosidad, al cuestionamiento. El asombro, la pregunta, la exploración, nada de eso surgiría si existiera la creencia de superioridad total.

La palabra humildad proviene del latín “humilitas”, que significa “pegado a la tierra”. Es decir, tiene que ver con el reconocimiento y aceptación de los propios límites, debilidades, etc. Sin embargo y, tristemente, asistimos a épocas en las que la soberbia suele dominar muchos contextos. En las instituciones, ámbitos laborales y profesionales seguramente hemos vivido, más de una vez, situaciones que nos remiten a esto.

Hace unos días, un colega me compartió una entrevista a Howard Gardner, reconocido psicólogo e investigador, creador de la teoría de las inteligencias múltiples. Entre las preguntas que le hacían, me sorprendió una: “¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?” Su respuesta fue que, en realidad, las malas personas no pueden ser profesionales excelentes. Además, agregó que los mejores profesionales reúnen la excelencia, el compromiso y la ética.

Finalmente, cuando le preguntaron ¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona? él dijo: “No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia. Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos.”

De este modo, se vuelve necesaria la reflexión personal sobre cómo somos como profesionales, en nuestra vida laboral, con los demás, etc. En esta línea, la humildad es un componente fundamental.

Una conocida frase dice que “Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender”. Podríamos agregarle que, quien se atreva a enseñar, nunca debe perder la humildad. ¿Reconocen ejemplos de humildad en las instituciones educativas en las que fueron o son alumnos, docentes u otro tipo de miembros de la comunidad educativa?

Martina Valentini
Lic. en Ciencias de la Educación

Instagram: @educacionenvozalta
Facebook: Educación en voz alta